Categorias

Relatos Eróticos

Lo más buscado

Ultimas fotos

Photo
Enviada por keta

Photo
Enviada por keta

Photo
Enviada por keta


 

A mi esposo y a mí, nos asaltaron, y a mí me violaron en nuestra luna de miel. (

Relato enviado por : narrador el 22/05/2015. Lecturas: 9175

etiquetas relato A mi esposo y a mí, nos asaltaron, y a mí me violaron en nuestra luna de miel. (   Confesiones .
Descargar en pdf Descarga el relato en pdf
Resumen

Días antes de casarnos, Leonardo mi esposo y yo, aun intercambiábamos opiniones de a donde ir a pasar nuestra luna de miel. Y no es que seamos tacaños, la realidad es que después de pagar la boda, el pago de la casa, el del coche, y los servicio de electricidad, agua, además de la comida. Apenas nos quedaba algo de dinero.



Relato

Por lo que después de evaluar varios lugares, decidimos pasar nuestra luna de miel, en la finca, estancia, hacienda, hato, o como prefieran llamarlo, de un amigo de mi esposo. Pero no en la casa principal, sino en un sitio bastante retirado de todo, nos dirigimos a un lugar, que según el dueño, él lo mantiene casi virgen. Y muy pocas personas lo conocen, además de tener un hermoso lago, grandes árboles, que producen buena sombra, en fin un pequeño paraíso.

Realmente hasta habíamos pensado en pasar par de días en pleno contacto con la naturaleza, por lo que para esa noche, y las siguientes llevamos una pequeña tienda de campaña, que pensábamos instalar cuando nos fuéramos a dormir. Pero desde que llegamos, aprovechando que nos encontrábamos solos, comenzamos a besarnos, sentí su lengua dentro de mi boca, y poco a poco Leo, a medida que en ese momento mi esposo comenzó a decirme, todo lo que íbamos hacer entre los dos, como andar completamente desnudos, y meternos en el lago para hacer el amor, Leonardo me fue quitando parte de mi ropa, y yo la de él.

Ya me encontraba yo en bragas, y él sin su camisa, cuando de la nada salieron un par de hombres, enmascarados, y armados. Sin dejar de apuntarnos, rápidamente nos sometieron tanto a Leo, como a mí. A mi esposo lo amarraron, cual si fuera un animal, dejándolo tirado sobre la tierra. Mientras que a mí, a la fuerza comenzaron a quitarme la poca ropa que me aun tenía puesta. Aunque yo al principio me resistí, hasta que uno de ellos, me dio un fuerte empujón tirándome al suelo, y apuntándole a la cabeza a mi esposo me dijo. O lo haces a la buena, o a la mala, es más si quieres mato a tu novio. La cara de pánico que puso Leo, al ver un cañón apuntándole a la cabeza, no me dejó lugar a dudas de que el tipo ese hablaba en serio. Y aunque a mi esposo lo habían amordazado, mientras lloraba, claramente pude entender que me rogaba, que no les llevase la contraria. Por lo que yo sumisamente, y resignada a mi suerte, dejé que esos tipos terminasen de desnudarme completamente al quitarme el resto de la poca ropa que aun cargaba puesta encima.

Pero a medida que los dos me fueron desnudando a mí, al mismo tiempo también ellos se fueron quitando toda su ropa, hasta quedar tan desnudos como lo estaba yo. En esos momentos me colocaron frente a la cara de Leo, y me volvieron a decir. Ya sabes sino colaboras lo matamos, por lo que no me quedó más remedio que hacer todo lo que ellos dos me ordenaban.

Lo primero que hicieron, fue que uno de ellos, después de obligarme a que me arrodillase, se colocó tras de mí, y sin más ni más me ha penetrado con su verga por mi coño. Yo me quejé no tanto por el dolor, sino por la brusca manera en que me lo ha metido, al tiempo que me obligó a que me inclinase mi torso, para que me pusiera a mamar la verga de su compañero.

Leo visiblemente afectado, trataba de desviar su mirada, de la misma forma o manera que yo trataba de evitar el contacto con sus ojos, pero aunque no me obligaban a ver a mi marido, al mismo tiempo no podía dejar de verlo, y él a mí.

Los muy desgraciados no pararon de enterrar sus miembros dentro de mi cuerpo, una y otra vez, y aunque yo estaba aterrada de miedo por lo que nos pudiera pasar luego, no podía dejar de sentir una y otra vez como aquella erecta y dura verga no paraban de entrar, y salir una, y otra vez, de mi coño, así como la de su compañero de mi boca. Para colmo de males, también me di cuenta de que a cada rato, los dos se la pasaron oliendo algo, que seguramente era cocaína.

Y aunque yo procuré controlarme, llegó un momento en que casi de manera involuntaria, después de que me sonaran una ardiente nalgada, comencé a mover mis caderas. Además sus constantes insultos, diciéndome, muévete perra, zorra, o puta. En esos momentos, en lugar de sentirme ofendida, me sentí sometida, y aunque no lo quiero aceptar, algo de todo eso, en el fondo comencé a disfrutarlo.

En algunos momentos hasta me llegaron a provocar nauseas, por lo profundo dentro de mi garganta que me enterraban sus vergas, sin que yo pudiera hacer nada para evitarlo. Así como en el momento en que me obligaron a fumar, unos pequeños cigarrillos que habían hecho a mano, a medida que yo les mamaba sus vergas.

No contentos con todo lo que me habían hecho, en cierto momento decidieron darme por el culo, sujetando mis manos a mi espalda. Frente a mi marido, que impotente de hacer algo para defenderme, únicamente nos observaba, llorando en silencio, todo lo que esos tipos me obligaban hacer, bajo la amenaza de matarlo a él, y como yo, aun en contra de mi voluntad movía mis caderas, y hasta gemía de placer, al sentir como sus vergas entraban y salían ya fuera de mi coño o de mi culo.

Por un largo rato me restregaron sus vergas, tanto en mi cara, así como en mi coño, y mi culo. Yo aunque no disfruté nada, de las muchas cosas que me obligaron hacer, en algunos momentos, les confieso que en varias ocasiones llegué a disfrutar varios aberrantes orgasmos, acompañados de fuertes espasmos, y profundos gemidos de placer, a medida que esos dos desgraciados continuaban sin parar de enterrarme sus vergas por todo mi cuerpo.

Durante el resto de la tarde, y ya en parte de la noche, como ya les dije, no hubo cosa que no me hayan obligado hacer, o dejar que me hicieran, ante la silenciosa y eterna mirada de Leonardo. Lo último que me hicieron fue orinarse en mi cara, después de que me volvieron a obligar a que les mamase sus vergas, eyacularon sobre mi rostro.

Así que me dejaron tirada sobre la tierra, recogieron sus ropas, y se marcharon. Quizás por donde mismo habían venido. Yo exhausta, me quedé tirada sobre la tierra, hasta que a lo lejos creí escuchar un coche que se alejaba.

Fue en esos momentos en que me acerqué a Leonardo y tras desatarlo, muerta de vergüenza me metí en el lago para bañarme y quitarme de encima todo el orine y el semen que los dos desgraciados me habían dejado dentro y fuera de mi cuerpo.

Leonardo por su parte se quedó en silencio hasta que yo salí del agua, y dándome un tierno abrazo me dijo. Creo que lo mejor es que nos olvidemos de todo lo sucedido, a esos tipos, jamás los vamos a poder identificar. Yo por mi parte estaba completamente de acuerdo con él, y le propuse a mi marido que nunca más volveríamos a hablar de lo sucedido.

Cosa que en parte el cumplió, hasta que una noche en casa, se empeño en darme por el culo, y cuando me le negué me dijo, pero aquella noche que te lo hicieron tenías cara de que lo disfrutaste, y mucho. En otra ocasión me pidió que le mamase su verga, y al decirle que no, me volvió a recordar, aquella maldita noche.

Bueno con el pasar del tiempo, no me ha vuelto a sacar en cara lo que paso aquella noche, pero a cambio de eso, cuando insiste en darme por el culo, o que le mame su verga, no me queda más remedio que hacerlo, con tal de que no me saque en cara, lo mucho que yo disfruté el que me hubieran violado frente a él. Pero por mi parte, en ocasiones cuando mi marido me obliga a que haga esas cosas, en venganza, aunque no se lo digo nunca, prácticamente me acuesto con el primer hombre que veo, bueno no precisamente con el primero. Ya tengo a dos o tres bien vistos, para esos casos de emergencia…



Otros relatos eroticos Confesiones

mi madre la puta de mis amigos1

Categoria: Confesiones
Mi Madre, a sus 42 años, es una hembra que está rebuena. Mi Padre, un pobre idiota. Así que una noche decidí darle marcha a ella con mis amigos, mientras mi padre miraba..........
Relato erótico enviado por domo54 el 12 de December de 2008 a las 11:35:56 - Relato porno leído 219113 veces

un negro para mi esposa

Categoria: Confesiones
UN NEGRO PARA MI ESPOSA.

DESPUES DE CAER EN LA RUTINA, CUANDO AFORTUNADAMENTE ME ENTERE DE LAS FANTASIAS DE MI ESPOSA, SUPE QUE NECESITABA UN NEGRO PARA NI ESPOSA
Relato erótico enviado por Anonymous el 30 de March de 2009 a las 23:47:21 - Relato porno leído 164583 veces

mis primas virgenes

Categoria: Confesiones
Nos encontrábamos mi mejor amigo Jhon y yo en una finca con toda su familia de el y la mía pasando las fiestas de Nuevo año
Relato erótico enviado por antonio el 27 de December de 2005 a las 12:20:37 - Relato porno leído 147421 veces

la nueva sirvienta

Categoria: Confesiones
Era un día normal, común y corriente, yo regresaba de la prepa, yo soy un chavo moreno, alto, con buen cuerpo, bien dotado y muy atrevido, no tengo novia y ese día fue uno de los mejores en mi vida
Relato erótico enviado por Anonymous el 29 de August de 2008 a las 13:06:42 - Relato porno leído 143890 veces

por el perreo comence

Categoria: Confesiones
Mi nombre es Alicia, y hasta no hace mucho mi familia, y yo desde luego vivíamos en un retirado pueblo, en el que apenas y nos enterábamos de las noticias, ya que ni tan siquiera llegaba la señal de la Tele. Por lo que cuando nos mudamos a la ciudad, lo que más me impresionó fue el baile del perreo
Relato erótico enviado por Narrador el 04 de June de 2012 a las 23:00:35 - Relato porno leído 102912 veces

Publica en tu muro de Facebook si te ha gustado el relato 'A mi esposo y a mí, nos asaltaron, y a mí me violaron en nuestra luna de miel. ('
Si te ha gustado A mi esposo y a mí, nos asaltaron, y a mí me violaron en nuestra luna de miel. ( vótalo y deja tus comentarios ya que esto anima a los escritores a seguir publicando sus obras.

Por eso dedica 30 segundos a valorar A mi esposo y a mí, nos asaltaron, y a mí me violaron en nuestra luna de miel. (. narrador te lo agradecerá.


Comentarios enviados para este relato
Este relato no tiene comentarios

Registrate y se el primero en realizar un comentario sobre el relato A mi esposo y a mí, nos asaltaron, y a mí me violaron en nuestra luna de miel. (.
Vota el relato el relato "A mi esposo y a mí, nos asaltaron, y a mí me violaron en nuestra luna de miel. (" o agrégalo a tus favoritos
Votos del Relato

Puntuación Promedio: 0
votos: 0

No puedes votar porque no estás registrado


relatos eroticos mi madre en el trenrelato yerno cogeme como a una putarelatos eróticos de aposte el culo con mi yerno y perdirelatos eroticos de sexo mi madre en un burdel 2 partexxx relatos de sobrina colegiala se deja manosearmi hermana caga delante de mi relatos de incesto realrelatos mi novia y el chavo galanrelatos filial preñadarelato picante eldia qeme partieron mi panochitanewtechnoit.ru/poonanie/relatos/fértilidad mi madrehombres culiando gayinasmi madre salió panzona del amigo de mi padre ( relato)relatos eroticos biberon con semen relato fui infiel con el escuincle mi vecinoWww.relatoporno.colejialaviolada.comRelato erotico me rompio la concha un jugador de bocaHistoria sexuales me desvirgaron por primera vez en mi fiesta de xxx años de edad un hombre desconocido de mi fiestaconfesiones follando con mi sobrina politicarelatos pornos tenia el camisonPdf de cojederarelatos de novatocornudo xxxrelatos eroticós me dan aventonbiolada en mi casa por tre drogaditos emputeciendo a mi hermanaCuentos eroticos de cu?ado toca ah su cu?ada mientrs durme y se la cojerelatos espio a mi madre clavandose la vergota del comp[adretelatos perro se coje a geyirelatos obsecionadas por pijudoschiquilla de nueve desarrollada relatos eroticosdescargar bideos pornos kiero cojerme ami mama no kiereMi suegro en el hospital me pidi que le mamara su pollami perro me lo mete todo zoofilia relatos xxx me enborrache y mi hijo me tocaba...Relatoseroticosdeniñerasrwlatos eroticos a mi esposo le gusta qe ande sin inropa interios cuando viene sus amigosporno relatos mi esposa la chatajean y sela culeanpreñada por un pendejo relatosrelatos eróticos cachifa después de la fiestarelatos eroticos vendedora de caramelosme coji a mi hermana borrachaminimacho infiel con casada relatos eroticosvideos xxx caseros reales de tias con sobrinos en pegandoles a follar por primera veztu me das mas rico que mi.marido xxx realrelato me foollo a mi hijo mientras mi espodo duermerelato mis nalgas necesitan una vergotanana madura pornorealatosmiesposo nosmiraba foyandoporno relato viuda madura probe cocaina y me violaronrelatos erotico filiale lesbico madre hijame desvirgaroncuando se deja espiar un shemale relatosle digo a mi novio enséñale tu vergota a mi amigarelato eroticofotos en bombacha despus de cojertelefono de relatos eroticos de chilerelats erotics manoseada en casa de mi tiarelatos eróticos el tio de mi espiso me rompiouna adorable mujer casada es follada en su propia cama por ese viejo mecanico relatos eroticoscoji a mi ahijada de 11relato eroticoRelatosxxx mi mujer le dijo a mi pana que se dejara mamar la vergazoofilia que rico lo desvirgue a mi perrita virgen relatosrelato porno miingenua so brinaa mi esposa le.gusta masturbar vergas extrañas relatoRelatos los montos los cuernos a mi marido con su amigo metemela todapapi me quito la virginidad ahhhh que rico ahh me vengoRelatos intimos tiene la verga grande me rompio la vagina sangre gri teRelatos ingenua chiquilla excitadavideos porno de follando con la vecina a media noche en el vecindariosacala es demasiado grande papi todos relatos relatos eroticosasí se convierte un hombre en un perro sumiso cornudo y mariconrelato orgia quien aguanta mastia que tienes el papo/relatos follarrelatos jugando como animales me coji a inocente nenawww.relatos de zoofilia madura con su perrorelato incesto a la nenita se le ve el calzon mmm que ricarelato de hermano mayor desvirga asus hermanas cuando las cuidabaDominando a una mujer casada relatosrelato gay wl don de la tiendaUna adorable hermanita relato incestorelatos eroticos categorias amor filial